PORQUE TODO EL MUNDO DEBERÍA VIVIR EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK

La Ciudad que nunca Duerme. La ciudad de Nueva York.

Yo dormí en una lavandería que me costaba $350 dólares al mes. No tenía sentido de la moda alguno.

Tenía 22 años y estaba ganando $12,000 dólares al año en San Francisco, CA. Era literal cuando decía que dormí en una lavandería a $350 dólares al mes. Cubrí la lavadora y la secadora con ponchos peruanos. Era profesor de Americorps en esas entonces. Amaba a mis alumnos y amaba mi vida. Pero luego una noche, muy tarde en la noche, vi a uno de mis estudiantes preferidos escarbando y comiendo lo que escarbaba de una basurera. Me enteré más tarde que su familia se encontraba endeudada hasta el cuello y en una bancarrota miserable. Vivían en viviendas gubernamentales y sus subsidios para alimentos se les habían agotado hace unas semanas. No parecía justo que un niño de 13 años fuera enviado a buscar comida en los basureros. La gente siempre me ha preguntado por qué estudié derecho. Ese momento es precisamente la razón por la que estudie derecho. Pues, ese, y otro momento que les describire a continuacion. Yo lo llamo: El momento mágico.

En el momento en que me bajé del tren en la Grand Central Terminal en la calle 42. En ese momento sabía que me mudaria a la ciudad de Nueva York. Fue el momento mágico. Eso fue durante las vacaciones que nos daban por el año de servicio en Americorps. Llevaba puesto un suéter con capucha, tenis, y unos pantalones gigantes. Como les dije, no tenía sentido de la moda. Tenía 22 años y en verdad no me importaba. Estaba en Nueva York. Me quería caminar cada cuadra. Quería hablar con cada persona que pasara a mi lado. Yo quería vivir aquí.Desde ese momento lo hice por 6 años.

Pero como todo, es solamente cuando regresas años más tarde que realmente te da el golpe. Todas las lecciones y las razones por las cuales amas la ciudad y te vas y vuelves y todo se volvió muy claro entonces. Creo que cada persona en el mundo debería vivir en la Ciudad de Nueva York por un período de tiempo. Trabajar en un restaurante y aprender ajedrez también. Pero por ahora, concentrémonos en la Ciudad de Nueva York por qué esta ciudad es la mejor profesora del mundo.

Nunca te sientes solo. Emprender, montar una empresa o simplemente volver a empezar una vida, por lo general te consume y te aísla. Una vez no salí de mi apartamento por toda una semana, pues no sabía cómo pagar el alquiler de ese mes. Esa probablemente no es una buena manera de ganar plata… pero ¿qué sabía yo? Acababa de montar un negocio. No sabía nada más. Me sentí solo. En Nueva York, hay gente por todas partes. Millones de personas caminando y hablando y riéndose y haciendo cosas de las cuales no tienes ni idea. Si alguna vez te sientes solo, camina por Manhattan. Escoge una cuadra, cualquier cuadra, la que por cuales sea el motivo te haga sentir agusto. La gente te hará sentir como si pertenecieras alli. Y todos queremos pertenecer a algo, especialmente cuando estamos creando y reinventándonos.

Hablando de caminar, caminas mucho en NYC. La ciencia ha demostrado que el cerebro se enciende después de 20 minutos de caminata. Los neurotransmisores se prenden rápidamente, esto equivale a creatividad. Caminar es el ingrediente secreto. Nueva York es una receta que requiere este ingrediente en todos sus platos. Caminar mas, mas animo, mas producción, mas creatividad…una vida feliz.

Aprendes a adaptarte. Una vez me babio una mujer en el metro mientras dormía. Pude haber reaccionado y decirle algo, pero en vez, me cambié de asiento. Se veía cansada y decidí no decir nada, mucho menos despertarla. Cuando entras en un tren, encontrarás un lugar. No importa cómo esté de embutido, la gente te hace el espacio, todos entienden que tenemos un lugar a donde ir. En el verano, se compran pequeñas unidades de aire acondicionado para enfriar el apartamento. Si las mujeres van a usar tacones, lo empacan en el bolso y se los ponen en el último minuto para poder caminar cómoda y rápidamente al trabajo. Te acostumbras. En la ciudad de Nueva York, uno debe adaptarse. Aplica para todo aquello que lo haga. Oh, y la baba se secó con el tiempo. Nadie lo notó. Ojala la señora haya descansado en su siesta…

Usted aprende a apreciar las conveniencias. En NYC, no tienes que lavar tu ropa, ni ir al supermercado, mucho menos tener carro. Te recogen la ropa, te llevan la comida, o pides un Uber, todo al alcance de un botón. El metro funciona toda la noche y va a todas partes. Empiezas a concentrarte en todo lo que es más importante, y las conveniencias se externalizan para el resto de cosas.

Moviendote hacia adelante, siempre. Una vez una señora de edad se cayó al frente del tren en la Calle 14. A continuación, fue atropellada por una multitud. No lo hicieron de forma malintencionada, pero si se detienen, habrían sido atropellados también. La moraleja es el impulso, el momentum, continuar avanzando. Cada día todos los dias. Por cierto a la señora no le paso nada. La gente ayudó a levantarla, y después, siguió hacia adelante y se montó al tren.

Las barreras se rompen fácilmente. No importa cuántas veces te golpeen y te empujen en el tren, sabes que es lo que va a ocurrir, siempre. El otro dia me cogí de la mano con un hombre de 55 años de edad, procedente de Nigeria. No sé cómo se llamaba. Pero nuestras manos se tocaron constantemente entre parada y parada. Ninguno de nosotros se percató siquiera. Probablemente podríamos haber hablado más y ser amigos. Pero era temprano y yo tenia hambre, asi que la conversación fue corta. Pero no habia ninguna barrera. La vida es mejor sin barreras.

Es difícil encontrar el equilibrio. Restaurantes, parques, museos, bares, clubes, amigos, fechas, ¿quién tiene tiempo para relajarse en la ciudad de Nueva York? Cada vez que voy, me digo a mí mismo que esto va a ser un viaje más equilibrado. Luego veo tantas personas como puedo y duermo mucho menos de lo que necesito dormir. Nueva York es el lugar más complicado para encontrar el equilibrio. El nivel de estimulación está fuera de control. Tienes que trabajar aún más para encontrar el equilibrio, pero si encuentras equilibrio en Nueva York, lo encontrarás en cualquier lugar del mundo. Me va un poco mejor cada vez, pero es difícil. La mayoría de las cosas que valen la pena, toman dedicación y práctica. El equilibrio no es la excepción.

“Todo el mundo conoce a alguien.” Si estás montando negocio o buscando trabajo, dile a todo el mundo que conozcas. Todo el mundo conoce a alguien en Nueva York, y a la gente le encanta hacer conexiones. Probablemente se podría construir una clientela hablando de tu negocio en el metro. Tal vez sea un buen experimento. Cómo montar un negocio montando en el metro durante todo el día. O puedes hacerlo tu. Pero alguien debería.

La gente es querida, luchadora y creativa. Quien te ha dicho, odio a los Neoyorquinos? Si lo hacen probablemente nunca han ido a Nueva York. Fijate lo que pasó el 9/11 y te darás cuenta de que los neoyorquinos aman a su ciudad y a la gente que vive allí. Gente de todo el mundo encuentra hogar en la ciudad de Nueva York. Existe una feroz lealtad que es diferente a cualquier cosa que yo haya vivido. La gente está orgullosa de su ciudad. Son serviciales y amables.

La gente siempre me pregunta, “¿Cual es el mejor momento para mudarse a Nueva York?” Yo solía contestar diciendo, “cuando tengas mucha plata, o cuando no haya otro lugar en el mundo en el que preferirías vivir.” Pero quiero añadir una tercera razón y no tiene nada que ver con el dinero.

Porque a veces hay que sentir lo que Nueva York en realidad abarca. Cuando caminas por Times Square a las 5 de la madrugada para encontrar un tumulto de gente que han viajado miles de kilómetros para ver el lugar que tu llamas casa. Cuando trotas por Central Park y te toca ver la fuente cambiar de colores en Columbus Circle. Cuando patinas sobre hielo con tu hermano en el Rockefeller Center o comes en el Shake Shack con tu hermana. Cuando comes una porción de pizza con tu mejor amigo y hablan acerca de la vida, y los amores después de un divorcio brutal. Cuando te enamoras de nuevo y paseas por la ciudad en una cálida noche de verano cogidos de la mano. Cuando ves las batallas de ajedrez en Washington Square Park y comes Falafel en Mamoun. Cuando uno saborea un café con leche en Washington Heights.

Pero más que nada, entre las ocho millones de personas que viven en NYC, deseas saber, sentir,c reer. Creer con todo tu corazón, la esperanza de que tal vez, en ese momento, todo es posible. Cualquier cosa puede pasar.

Quieres despertar en una ciudad que nunca duerme y decir, aquí puedo vivir, aquí me da! Estoy listo para la magia. Y cuando ese momento sucede, cuando sabes que estás listo para la magia, ahí es cuando debes mudarte a la ciudad de Nueva York.

Si estás interesado en traer a Brian a tu próxima conferencia, evento u organización, contacta a Andrés Escobar, Director de Desarrollo Empresarial: andres@brianrashid.com

International Speaker and CEO of a Life in Shorts. Daily Vlogg’in my journey on YouTube @brianrashidglobal. Helping brands of all size tell stories that sell.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store