LOS 10 MANDAMIENTOS PARA SER TU PROPIO JEFE

Había tumbado 4 vasos de agua con hielo sobre la mesa. Se cayó de su bandeja directo en la mesa. Había agua derramada por doquier. Encima de la ropa de los clientes y de la comida. Ella dijo, “A la Mie***.” Se fue del restaurante. Nunca volví a verla. Odiaba a su trabajo. Odiaba a nuestro jefe. Incluso creo que odiaba su vida. No sé. Fue mi primer día. Pero nunca lo olvidaré.

Durante 4 años, fui mesero en Applebees. Fue uno de mis trabajos favoritos. Creo que todo el mundo debería meserear al menos 1 año. He aprendido más en la cocina que en la universidad. Yo llevaba a los cocineros a sus casa después del trabajo. Vivían en viviendas de interés social y se encontraban en libertad condicional después de salir de la cárcel. Esta es la realidad de casi todo el personal de cocina. Eran buena gente. Por lo menos a mi me parecía. Me enseñaron sobre la vida, sobre la lucha, sobre segundas oportunidades. Yo apenas tenía 18 años, resguardado y asustado. Poco sabía sobre cualquiera de estas cosas. Tenían décadas de experiencia. Eran buenos maestros. Ellos estaban tratando de hacerlo mejor que antes. En muchos sentidos, los admiro y han sido guías en mi vida.

Una noche, estaba llevando a Cory a su casa alrededor de la medianoche. Cory me mostró la esquina donde encontrabas drogas, la plaza por así decirlo. A continuación, me explicó todo el proceso de la venta de drogas de principio hasta el final. Entonces él dijo: “Manténgase alejado de las drogas. Las drogas arruinaron mi vida. Oh, y sé tu propio jefe, pero haciendo algo bueno por el mundo. Sé que lo harás. Ya me doy cuenta.”

14 años después, soy mi propio jefe. Espero estar haciendo algo que beneficia al mundo. Estoy seguro que Cory está orgulloso de mí. Nunca olvidaré aquella noche. Nunca me olvidaré de aquellos años. Estoy escribiendo esto para Cory, y para todos ustedes que quieren ser su propio jefe y hacer algo bueno para el mundo. Estas son las 10 lecciones más importantes que he aprendido en los últimos 3 años acerca de ser autónomo.

1. Decir No. Sólo porque eres tu propio jefe no significa que eres instantáneamente accesible para otros. Esto me pasa todo el tiempo. Pero Brian, tú estableces tu propio horario, así que vamos a almorzar o tomar el día de descanso. Sí, yo decido cuál es mi horario, pero eso no significa que deberías de dejar todo tirado porque alguien necesita un almuerzo o un compañero de vacaciones. Si quieres ir, ve. Pero nunca dejes que alguien te haga sentir mal por decir que no bajo el pretexto de “tener control de tu horario.”

2. Cobra por tus servicios. Estoy impresionado por el número de veces que la gente me pregunta si tienen que pagar para dar una oratoria en su compañía u organización. Entonces yo respondo, “Si fuiste al dentista para la limpieza anual, pagas no? ¿Qué haces después de comer en un restaurante? O ser representado por un abogado en la corte? Cobran!. Y sí, tienes que pagar.” permanezca firme en este punto. No siempre he sido bueno en esto. Toma tiempo. Pero si has trabajado duro para adquirir conocimientos y experiencia, hay que cobrar.

3. Confía en tus instintos. Hay una razón por la cual la gente dice esto. Hay neurotransmisores que se disparan desde nuestro cerebro hasta los intestinos. Algunos de los transmisores se activan en el estómago primero. Así que literalmente sientes algo en el intestino antes de que tu cerebro lo procese (aproximadamente un segundo). Esa sensación de confianza. Mientras estoy hablando con un posible cliente o empresa, me pregunto, ¿cómo está mi instinto ahora? Y luego puedo escuchar la respuesta. Al menos ya puedo intentarlo.

4. Vacaciones!. Literalmente. Saca un tiempo para descansar. Un fin de semana, un miércoles al azar. Incluso si te gusta lo que haces, es útil tomar unos pocos días aquí y allá. Yo intento de sacar de 3 a 4 días (completamente desconectado, desaparezco) cada 90 días, y al menos un día cada semana. Siempre habrá más por hacer. Tienes que creer en el descanso, de otra manera te vas a quemar, te fundiras. No te fundas, el partido va para largo.

5. Dése compensaciones o un aumento de sueldo. Hay muchas razones por la que a la gente le gusta tener un jefe. Es agradable recibir elogios, tener a alguien que te deje ir a casa temprano, o tomar un día de descanso, porque se lo ha ganado. Bien, tú eres el jefe, por lo que tu trabajo es hacer eso mismo para tus empleados. Después de una buena semana, ve por un masaje y relájate. O vete para la casa temprano. Hazte un cheque de bonificación al final del año. Aumentate el sueldo. Si no, ¿quién lo hará?

6. Organiza cenas y reuniones. Es fácil caer de la faz de la tierra cuando uno es independiente. Lo hago todo el tiempo. Me consume el trabajo. Me emociona el trabajo. No dejo mi oficina (en casa) por días. Pero eso no siempre es saludable. Siempre me siento mejor después de estar alrededor de gente que adoro (esta es la clave, rodearte de gente buena. De lo contrario, seguir trabajando). Anoche organice una cena de cumpleaños para mi mentor de la Universidad. Tuvo que regresar a la ciudad de Nueva York temprano, pero cancele la cena. Yo estaba con 4 grandes amigos de diferentes sectores profesionales. Hablamos del futuro de Uber con un UX designer de Uber. Hemos hablado de mi amigo del plan para viajar por el mundo. Hemos hablado de mi otro amigo (la primera y la segunda fecha). Cante, baile y pase bueno además. Me levanté a las 5 am, rejuvenecido y listo para escribir. Organiza una cena con la gente que te cae bien, con los parceros, como dicen en Medellín, y comparte una buena comida con unos tragos con ellos. Reir a carcajadas, pasar bueno y compartir con esa gente que te llena el alma, hace maravillas.

7. Reconoce tu trabajo como una carrera, no un hobby. Espero que te guste lo que haces. Si ese es el caso, pasarán muchos años haciendo eso. Mira tu vida y tu trabajo a largo plazo. Este no es el modelo para enriquecerse rápidamente. Esto es una carrera. Una que va a servir a muchas personas. Se paciente, pero también con conciencia de que es algo serio. No estás aprendiendo a tocar piano. Estás construyendo un legado. Recuerda esto a menudo. Es fácil perderse en las tareas del día a día.

8. Construye tu propio árbol genealógico. Este es un ejercicio divertido que he comenzado recientemente que ha acelerado tanto mi creatividad como mi curva de aprendizaje. Encuentra una persona que admiras profesionalmente. Tal vez sea un escritor, orador, abogado, lo que sea. Enfocate en esa persona. Lee todo lo tenga, ve todos sus videos, y aprende acerca de su vida. Toma una inmersión profunda. Específicamente, encuentra las 3 personas que tienen más influencia en sus vidas y luego aprende todo lo que puedas acerca de esas 3 personas. Repite esta operación varias veces y que has construido? Un árbol genealógico virtual de tus modelos a seguir. Pronto, estarás listo para tu propia rama. Si te tomas el tiempo para aprender acerca de los demás, tendrás éxito. Muchas personas simplemente no quieren hacerlo. Si puedes (y lo harás), siempre ganarás.

9. Ejercita tu músculo de ideas. Puedo hablar de esto todo el tiempo. Las ideas son la moneda del siglo XXI. Has escuchado esto estoy seguro. Pero es cierto. Mi vida ha cambiado completamente cada 6–9 meses (durante los últimos 10 años) a causa de esto. Cada día escribo 10 ideas. Lo hago cada día sin falta. Incluso si las ideas son malas, ejercitas ese músculo. Las ideas pueden ser sobre cualquier cosa. Cada día.

10. Comparte tus éxitos. Estar orgullosos de la labor que realizas. No me gusta hablar de mí. Es doloroso. La gente me lo recuerda todo el tiempo. Estoy tratando de hacerlo mejor. Sé que tengo mucho que compartir, pero es difícil. De cualquier manera, tenemos que celebrar nuestros éxitos. Es lo que hace que el sacrificio valga la pena. El fin de semana pasado, fui a una Gala con mi mejor amigo. Ella trabaja en un hospital público de Oakland que sirve a gente en la pobreza extrema. Trabajan duro y hacen un buen trabajo. Merecen una gran noche de celebración. La gala fue en una preciosa bodega a 90 minutos de San Francisco. Mi mejor amiga es farmacéutica de oncología en el hospital. Uno de sus pacientes, pronunció el discurso de apertura después de la cena. El joven entregó su discurso y lleno de esperanza. Ella sonrió. Ella tenía una sonrisa increíble. Ella tenía una increíble energía. Ella estaba viva! Ella viajó por todo el país alentando a las mujeres a cuidar de sus pechos, para ser consciente. Pero esa noche, ella celebró su éxito. Mi mejor amiga celebra su éxito. Todos celebramos su éxito. Me alegro que haya compartido su historia con nosotros. Ella fue nuestro líder.
Estoy seguro de que ha sido difícil. Yo realmente no tenía ni idea de lo difícil que era.
Pero sé que nos cambió. Todos nosotros. Y ella lo sabía.
Nos enseñó cómo ser nuestros propios jefes esa noche.
Dios la bendiga.

Si estás interesado en traer a Brian a tu próxima conferencia, evento u organización, contacta a Andrés Escobar, Director de Desarrollo Empresarial: andres@brianrashid.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store