Algunas Razones Poco Comunes por Las Cuales Amo a Colombia.

Todo es tan barato en Colombia.

Que es lo que muchos estadounidenses te dirán sobre Colombia. Sí, es cierto, pero hay mucho más que comida y alojamiento barato.

A continuación, algunas razones poco comunes que hacen de Colombia un lugar tan especial para mí.

UN PLAN POR NOCHE. Hago 3 planes durante una noche en la Ciudad de Nueva York. Entonces estoy estresado en cada uno de ellos. Estoy mirando mi reloj, mi celular, preocupado por llegar tarde. Dudando si me voy ya o más tarde. Nunca realmente disfrutando de ninguna de las 3 fiestas. En Colombia, la gente hace un plan para una predeterminada noche. A veces que un plan se convierta en 2 o 3 eventos diferentes es otra cosa, pero hay un solo plan sobre la mesa. Me ayuda a estar más presente. No pendiente del celular. No estoy preguntando si es hora de irse. Estoy disfrutando de mi plan.

LAS NUBES. Hay algo especial en el cielo de Colombia. Las nubes son profundos e imprevisibles. El cielo es una matriz de azul que cambia con frecuencia. Me hace mirar hacia arriba. Me hace sentir pequeño e insignificante. Me hace comprender cómo la naturaleza es mucho más fuerte que yo. Me Relaja. Me hace comprender que debo ceder más a las innumerables cosas que son perfectas. El cielo no se levanta pensando, voy a dominar el mundo de hoy. Pero ahí esta, mirando a un diminuto mundo desde arriba. A veces me doy muy duro. Para ser productivo, de ser querido, para tener un impacto. Pero le aprendo mucho al cielo. Yo aprendo mucho de sus nubes. Puedo aprender que tan importante es mirar hacia arriba de vez en cuando.

LAS MAÑANAS. Me encanta dormir. En la ciudad de Nueva York, puedo dormir hasta las 9 o las 10 de la mañana todos los días. Aquí, me despierto temprano. 7:00 am. Tal vez no es temprano para todos, pero para mí lo es. Miro a la ciudad. Hago algunos huevos y papas. Puedo tomar un poco de café colombiano. Puedo hacer mucho más antes del mediodía que lo que haría cualquier día en Nueva York. Me siento mejor conmigo mismo. Tengo más tiempo para atender a un amigo o ir a un parque o tener una cena relajante con vistas a la ciudad, tomarme vaso de sangría. Un plan temprano en la mañana = maravillosas experiencias gastronómicas. Los desayunitos en Medellín son para chuparse los dedos.

FRUTAS. En Colombia se come el arcoíris. Puedo llegar a probar las frutas que son raras, lisas, naranjadas, verdes, amargas, dulces. De todos los colores y sabores. Es como el cielo de frutas tropicales. El cielo, el arco iris, las frutas. Suena como un buen día. Suena como una vida saludable.

SALUDOS. Yo siempre me río cuando alguien me pregunta cómo estoy y luego me interrumpen y que claramente no están interesados en escuchar mi respuesta. No sucede aquí. Las personas me preguntan cómo estoy, y luego escuchan. Incluso responden a mis preguntas. A la gente le interesa saber cómo estas, charlar un poco, y nada mejor que desahogarse, y que lo escuchen con interés a uno, eso es invaluable, y es una cualidad increíble de la mayoría de Colombianos que conozco.

LA MUSICA. En todas partes, y de amplia variedad. A veces me olvido de cuán importante es la música para el alma. Ahora mismo, estoy obsesionado con el tema “Despacito”,. Que me lleva a otro mundo. Uno donde estoy montando mi bicicleta a altas horas de la noche en el Parque Central en busca de amor. E incluso encontrándolo. Quizás esa canción le traerá el amor. O quizás te encantará la canción.

LA CABALLEROSIDAD. Me conto mi amigo que iba a salir con una hermosa mujer por la noche. Le pregunté dónde se iban a encontrar. Donde nos vamos a encontrar??? Respondió. Aquí no te encontras con nadie, tu la recoges. La recoges y después la llevas a la casa. Es como funciona aquí en Colombia. Me enseño a ser mejor persona y ser menos egoísta. Estoy aprendiendo. En fin, me parece excelente, y de seguro algo que las chicas en Estados Unidos apreciarían.

COLORES: Esta semana en Medellín, hay una fiesta llamada la “Feria de las Flores”. Es un festival en toda la ciudad, y ayer fui al Jardín Botánico para ver las orquídeas (una de mis flores favoritas). La semana pasada, fui a una fiesta en el Jardín Botánico que fue fácilmente una de las mejores noches de mi vida. Pero ayer fui a ver las flores. Era un mar de orquídeas y otras flores hermosas. Pero usted no tiene que ir a los jardines para ver los colores de Colombia. Usted puede verlos en las portadas y callejones. Puede escucharlas en las risas, o las caras de los niños en las escuelas. El otro día, volví a mi apartamento con una de las más importantes personas de mi vida. Nos fijamos en la pared, y había un arcoíris. Sonreímos. No había nada para decir. Los colores cantaron por nosotros.

La semana pasada, fuimos a uno de los barrios más pobres de Medellín con un grupo de voluntarios que pintan casas a familias de bajos recursos. Las casas eran de color verde, naranja y también azul, era hermoso. Nuestro amigo nos dijo, cuando hay más color, hay menos delincuencia. No sé por qué, pero le creí, sentía la paz. Las casas quedaban vibrantes. Me hicieron pensar en esto…

Cuando un baldado de orquídeas cuelgan sobre tu cabeza, uno siente la paz, la pureza. Cuando te sientas en la cima de una de las montañas del valle de Aburra y miras las luces de la ciudad, empiezas a ver todo de manera diferente. Puede ver cada luz en la base del valle como una estrella al revés. Usted percibe el mundo con más curiosidad y aprecias más a esas personas que te dan una perspectiva diferente. Se siente el amor con más profundidad e intensidad. Y sabes que los colores del arcoiris que un día iluminan tu apartamento, ahora se ha convertido en una parte de tu vida. Tus días y tu alma se sienten igual de lleno, y te vas a dormir agradecido por más razones que la pasada noche. Eso es cuando sabes. Ése es cuando lo sientes.

Eso es cuando cruzas a través de un túnel y en el otro lado, encontrar lo que siempre has estado buscando.

Encontrar amor. Encontrar la luz que te seguirá guiando.

Y cuando encuentre el amor y la luz en el otro lado del túnel bajo sus cielos azules y cales que resuenan con sonrisas. Todos los colores de las frutas tropicales y las sonrisas de los arcoíris han conspirado para traerte a este lugar. Ahí vas a saber…

Estas en Colombia.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store